Social Icons

lunes, 23 de abril de 2012

Los Jóvenes adventistas y la música


Los Jóvenes adventistas y la música
         La iglesia no ha tenido una declaración o pautas relacionadas con la música desde comienzos de la década de 1970, explicó Ted. N.C. Wilson, uno de los vicepresidentes generales de la iglesia mundial y miembro de la comisión de música. "Estoy seguro que este documento tiene algunos puntos que podrían no ser agradables para todos", dijo. La comisión apuntó a lograr un "enfoque muy balanceado de este tema basado en la escritura" y el consejo de Elena G. de White, una de las fundadoras de la iglesia que escribió sobre el tema.
Principios que deben guiar al cristiano

La música de la que gozan los cristianos debe ser regulada por los siguientes principios:



1. Toda la música que el cristiano escucha, toca o compone, ya sea sagrada o secular, debe glorificar a Dios: "Así, si coméis, o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios" (1 Cor. 10:31). Este es el principio bíblico que está por encima de todo. Cualquier cosa que no sea conforme a esta elevada norma, debilitará nuestra experiencia con el Señor. 

2. Toda la música que el cristiano escucha, interpreta o compone, ya sea sacra o secular, debe ser la más noble y mejor: "Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad" como seguidores de Cristo que esperamos y anhelamos unirnos a los coros celestiales, vemos la vida en esta tierra como preparación y anticipo de la vida eterna.


        De estas dos bases glorificar a Dios en todas las cosas y elegir lo más noble y mejor- dependen los otros principios mencionados en seguida para la selección de música por parte de los cristianos.

3. Se caracteriza por su buena calidad, equilibrio, pertinencia y autenticidad. La música fomenta nuestra sensibilidad espiritual, sicológica y social, además de nuestro crecimiento intelectual.

4. Apela tanto al intelecto como a las emociones y ejerce un impacto positivo sobre el cuerpo. Su efecto es total.

5. La música revela creatividad en lo que toma de melodías de buena calidad. Si armoniza6, usa las armonías en forma interesante y artística, y emplea ritmo que las complementa.

6. La música vocal emplea una letra que estimula positivamente las habilidades intelectuales, así como las emociones y nuestro poder de voluntad. Cuando la letra es buena, es porque es creativa, rica en contenido y bien compuesta. Enfoca su atención en lo positivo y refleja valores morales; educa y eleva; y está de acuerdo con una buena teología bíblica.

7. Los elementos musicales y líricos deben encuadrar armoniosamente para ejercer su influencia sobre el pensamiento y la conducta, en armonía con los principios bíblicos.

8. Mantiene un balance juicioso entre los elementos espirituales, intelectuales y emocionales.

9. Debemos reconocer la contribución de diferentes culturas en la adoración de Dios. Las formas musicales y los instrumentos pueden variar grandemente dentro de la gran familia adventista; y la música procedente de alguna cultura puede sonarle extraña a alguien de una cultura diferente.


Producir música adventista significa elegir lo mejor y sobre todo, acercarse más al Creador y Señor y glorificarlo. Aceptemos el desafío de una visión musical alternativa viable y, como parte de nuestro mensaje total y profético, hagamos una contribución musical adventista única, como testificación ante el mundo de un pueblo que espera la pronta venida de Jesús.


tonoadventista.blogspot.com



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada